CUDILLERO, San Martín de Luiña, brañes y vaqueiros.


De el concejo de Cudillero es mas conocida su zona litoral, gracias a los lugares emblemáticos de Oviñana, Ballota, playa del Silencio, Concha Artedo, San Pedro de Bocamar... y empezando por su capital; paradigma de pueblo de pescadores (en esencia) y ahora de turismo masivo tanto foráneo como local, caso que también podemos aplicar a su sosías del este, Lastres.
Es esta Villa Pixueta uno de los lugares tópicos en el catálogo turistico de Asturies; quien no visitó este lugar o el mencionado Lastres, Covadonga, Los Lagos, Luarca, Llanes...volviendo a Cudillero su fachada marítima se complementa hacia el sur con una zona montañosa, modesta en altura (como mucho 800 mts); sierras del Pumar (frontera con Salas) y la de Los Baos (frontera con Valdés) y es esta zona a la que nos vamos a referir, a su paisaje y la relación con un grupo humano, ahora ya meramente testimonial, Los Vaqueiros de Alzada, cuya población fue numerosa en Cudillero considerándose etnográficamente incluido en la Comarca Vaqueira.
San Martín de Luiña agrupa bajo su parroquia el mayor número de brañas; Bordinga, Brañaseca, Busfrío, Gallinero, Llendepín...alguna mas en Novellana y Ballota. Desde aproximadamente el San Miguel de mayo al de septiembre arrancaban hacia estas brañas o pastos de montaña los vaqueiros hasta que el mal tiempo los retornaba a las mas templadas tierras de la marina.
Grupo humano discriminado en su dia, "raza maldita" se llegó a decir de ellos, fueron separados en iglesias y cementerios de los demás aldeanos; "xaldos", los de los valles interiores y "marnuetos" los habitantes de la marina. Históricamente se culpa a estos dos últimos grupos citados de la marginación de los primeros, pero la iglesia contribuyó activamente a ello permitiendo los acotamientos en los templos ya que no veía con buenos ojos (esto no cambia) las costumbres, supersticiones y ritos de los vaqueiros.
La hostilidad de los aldeanos y su sentimiento de superioridad hacia los vaqueiros queda reflejado en todo tipo de hechos, como negarles bebida en las tabernas en vasos de cristal, reservados sólo para los aldeanos, en las romerías tenían que hacer aparte sus bailes y canciones; los dichos sobre ellos, como estos ripios, llegaban a ser de lo mas ofensivo:

Los vaqueiros van pal puertu
chevan la chabazá en cuerpu
ya las tripas nun caldeiru;
¡arriba puercu vaqueiru!
Allá van las cochinas
de la montera;
más quisiera ser vaca
que no vaquera

Antigua imagen de la iglesia de San Martín de Luiña.

La iglesia de San Martín (de Tours) de Luiña, situada en el lugar de Escalada, está construida ocupando el espacio de otro templo anterior y es obra del siglo XVIII. Es un edificio de gran porte, con pórticos laterales abiertos en arcos de medio punto y torre de sección cuadrada con volúmenes decrecientes, el último reestructurado en 1964. En su portada principal se lee la fecha de 1726, también a izquierda y derecha se abren otras dos, todas con decoración variada. Consta de tres naves en el interior y sus retablos, de mérito, son obra de Gabriel Antonio Fernández Suárez, Tonín, realizados a fines del XVIII. El central dedicado al patrón San Martín de Tours; derecha, Virgen de la Soledad e izquierda Virgen del Rosario. Orfebrería variada; incensario, custodia y copón barrrocos y cáliz rococó. Naturalmente destacan, grabadas en losas de piedra, las inscripciones que delimitaban los lugares que debian ocupar los vaqueiros y que costituyen una prueba de la discriminación que la iglesia fomentó durante siglos.


San Martín de Luiña, delimitación de los vaqueiros en el suelo de la iglesia.

Escalada

Enseguida, cogiendo la carretera que lleva a Brieves (Valdés), un desvío a la izquierda nos conduce a las brañas de Gallinero, La Puerca, Folguerúa...nosotros seguimos y unos 500 mts mas adelante cogemos la desviación que nos lleva a Cipiello, Brañaseca, Busfrío y Llendepeña. Una carretera aceptable nos hace subir rapidamente hasta el primero de estos lugares.

Subiendo hacia Cipiello

Seguimos subiendo y subiendo por esta Sierra de los Vientos acercándonos a Brañaseca sin perder ya de vista los generadores eólicos que se desparraman por todas estas cumbres poniendo un contrapunto que nos hace pensar: ... que dirian los primitivos moradores vaqueiros, viviendo de una manera tan primaria, al ver tamaña modernidad?. Los de ahora recorren estos lugares con sus todoterreno japoneses (o coreanos) dando zapatu, tienen prisa, el tiempu no yos llega ...algo que a los antiguos sobraba.

Brañaseca, al fondo Escalada.

Paisaje en Brañaseca, vista hacia la sierra El Pumar.

Después de pasar Brañaseca la carretera se bifurca en dirección Llendepeña o hacia Los Baos (ya entrando al concejo Valdés) y bajando hacia Gallinero de Salas, perdiendo de vista los omnipresentes generadores. Damos ahora vista a brañas y valles interiores, mas verdes, en contraste con los que ofrecen su cara al mar, cuyos pastos aparecen en este mes de abril castigados y con poca herba; una muyer que trajinaba pere-yi en una huerta ya nos lo dijo...esti inviernu fue muy duru, rapaz!.
La vista desde la cumbre es fantástica, desde la Concha Artedo hasta Oviñana, la marina del concejo nos ofrece su fotogenia, lástima que la borrina que se extiende por franja costera nos impida captar las imágenes que desearíamos (lo cual nos obliga, con mucho gusto, a volver), pero como digo siempre una semeya, por mucha calidad que tenga, nunca dará fe ni será sustituta de lo que nosotros podemos ver y sobre todo sentir ante estos inarbarcables, para la cámara digo, paisajes.


La costa desde la Sierra de los Vientos.

Los Baos
Contemplando las abandonadas construcciones que la naturaleza vuelve a abrazar y lentamente (re)asimila o mejor dicho, y utilizando una moderna palabra, "biodegrada", recuperándolas para si misma; mientras nosotros admiramos este paisaje que los vaqueiros también disfrutaron en su dia (sin admiración ninguna, para ellos, pura necesidad), podemos dar por buenas estas líneas:
Los vaqueiros de alzada de Asturias constituyen un grupo humano asturiano de profundas raíces y costumbres ancestrales cuyos orígenes aun son motivo de estudios. Los vaqueiros de alzada han sido y son los verdaderos guardianes del paraíso natural que es hoy Asturias. Su actividad ganadera y los amplios pastos por los que han transitado durante siglos en la trashumancia contribuyen a conservar intacta una naturaleza que hoy es el mayor patrimonio de Asturias.

Efectivamente los vaqueiros siguen siendo motivo de estudio y publicaciones. Jovellanos ya escribió sobre ellos: Ello es que hay hartos puntos en que su modo de vivir y sus usos no se conforman con los del restante pueblo de Asturias; pero las señales que los distinguen no bastan para atribuirles remoto ni diferente origen. Veamos, pues, de dónde dimanan, y porqué, teniendo una misma derivación, tienen tan diferentes costumbres. (Carta novena a Don Antonio Ponz).

Los vaqueiros vanse, vanse,
las vaqueiras tchoran, tchoran,
!ay¡ probe de mi cuitada,
con quien voy a durmir agora:
!eeei¡

En cualquier librería o biblioteca pública de Asturies podemos encontrar bibliografía referida a este grupo humano que cuenta con su propio museo en Naraval, Tineo. También anualmente celebra su fiesta, declarada de interés en Aristébano, Valdés, no exenta de alguna polémica debido a cierta falta de autenticidad. Si nos ceñimos a Internet, son numerosas las entradas donde podemos ver articulos y páginas dedicadas a ellos, valgan estas como ejemplo:

http://www.celtiberia.net/articulo.asp?id=744
http://www.galeon.com/vaqalztin/aficiones1004637.html
http://www.revistaiberica.com/con_nombre_propio/vaqueiros.htm

ONÍS, el concejo, Bobia Bajo.

.
El concejo de Onís, pequeño en comparación con sus limítrofes; la provincia de León, Llanes, Cabrales y su muchas veces "citófago" Cangas posee en su territorio, estrecho y alargado de norte a sur, suficientes valores tanto naturales como etnográficos para ser tenido en cuenta y diferenciado de tan ilustres vecinos. A cualquier natural de esta zona le encanta recordar que "Cangues ye de Onís y no al contrariu".
El padre Carvallo en el XVII se refirió a Onis como "Tierra Provechosa", J. M. Escandón escribe refiriendose a su significado, "Piedra Preciosa".

Sobre referencias documentales acerca del concejo encontramos en el Libro de los Testamentos de la Catedral ovetense nos dice que en el año 857 el rey Ordoño I y su mujer, Mumadonna, donaron a la Iglesia de Oviedo y al obispo Serrano el monasterio de Santa Olalla de Onís y una extensa viña. En 1115 todavía el territorio esta incorporado al de Cangas; en 1231 se hace ya mención a Onís con entidad propia, después se repite en 1367, cuando participa en la hermandad de concejos que apoyan a Pedro I frente a Enrique de Trastámara. En 1385 el inventario del Obispo Gutierre se refiere a la única parroquia del concejo... Santa Olalla de Onís, Húsala a presentar el prestamero de la Iglesia de Oviedo... Hay otra referencia a Onís como entidad individual en 1504, presentándose como tal a la Junta General del Principado y formando parte del partido de Llanes en la elección de diputados.
En las Ordenanzas Municipales del siglo XVI (1573), conocemos que Onís, ya con plena autonomía, se regía por dos jueces nobles y por los regidores de cuartos en que se organizaba el territorio (Avín, Benia de Onís, Villar y Bobia). El Catastro del Marqués de la Ensenada, 1752, da cuenta ya de las tres iglesias que ahora conforman su división parroquial, Santa Eulalia, Demués y la Robellada.


Sebastián de Miñano en su Diccionario geográfico-estadistico de España v Portugal, 1826-1829 escribe textualmente sobre Benia y Onís: VENIA, V. R. de España, provincia de Asturias, obisp. de Oviedo, cab. del concejo de Onis , con A. O., 8o vecinos , y el resto hasta 420 y 2,099 hab. , repartidos en los 11 lugares del concejo, que son: Abia, Talavero, Sirviella, Villar, Castro, Pedroso (de que se compone la parr. matriz llamada Santa Eulalia de Onis) Rebelleda, que es hijuela de la misma, bajo la dirección de un solo párroco, Bobia de abajo, Bobia de arriba, Demues y Gamonedo. Estos 4 componen una sola parr. Está sit. á orillas del Aguesal y el Ayones, en un valle ameno, con fértiles vegas y abund. pastos á a leg. de Candas, 5 de Llanes, 6 de Infiesto y 13 de Oviedo. Sus habitantes emigran en la mayor parte á Madrid, abandonando un terr. que no prod, ni con mucho lo que debiera , atendida su feracidad en les art. de escanda, maiz, habas, judias, manzana, castaña, y algo de nueces. Hay en su terr. minerales de cobre, aunque no se benefician. Ademas de las 2 ferias que en ella se celebran por mayo y octubre, tiene mercados semanales, y en los meses de noviembre y diciembre, bien provisto de ganado vacuno, lanar, cabrío y de cerda.
El 1 de enero de1858 el Boletin Oficial del Estado publica la propuesta de unión de los concejos de Cangas y Onís a causa del déficit presupuestario. Este anuncio movilizó a los vecinos del concejo votando en contra y declarándose dispuestos a satisfacer con sus haciendas la deuda municipal conservando así su autonomía. Hacia 191o Onís alcanza su pico de población con 2241 habitantes. En 1994, en tierras de Onís, los pastores de los Picos de Europa reciben el galardón de Pueblo Ejemplar.
La etimologia de Onís y Benia nos la explica así García Arias; Onís creo que procede de un adjetivo ONNENSEM formado sobre una de las palabras empleadas en una lengua prerromana, ampliamente difundida, para referirse al río, ONNA; en este sentido Onís podría traducirse por ‘(la tierra) del río’. Este río es el responsable del nombre que lleva el que riega Onís y Cangues, esto es el Güeña. La capital Benia es posible que deba entenderse desde VADINIA ciudad cabecera de los vadinienses, un pueblo prerromano del que hay testimonios en el oriente de Asturias y norte de León.

Benia y al fondo Talaveru, vista desde Castru.

Benia es la capital de este concejo donde se encuentra la parroquial de Santa Eulalia que consta en una donación a la Iglesia de Oviedo en el siglo IX. Su fábrica actual es esencialmente gótica, con torre campanario a los pies, una buena portada lateral con cuatro arquivoltas y bóvedas interiores de crucería. En el pueblo, igual que en otros del concejo (Avín, Talavero, Villar...) existen magníficas y antiguas casonas de los siglos XVII-XVIII. También la capilla de San Roque, con retablo barroco. Gran importancia tienen las ferias de ganado, actividad principal en esta zona (junto con la turística, ya), destacando la de San Isidro, la de Octubre y la de Navidad...y claro los certámenes dedicados al quesu, principalmente Gamonéu.


Subiendo hacia Bobia podemos contemplar esta panorámica de Villar y Sirviella.

Después de esta breve semblanza histórica del concejo de Onís nos trasladamos hasta uno de los lugares que conforman la parroquia de Nuestra Señora del Buen Suceso, situada en un alto entre La Bobia Riba y Demués. Iglesia con reformas, posiblemente del siglo XVIII. Su parte mas antigua es su cabecera, con contrafuertes y ventana adintelada, dentro existe un arcosolio (enterramiento).









Bobia Baju y Nuestra Señora del Buen-Suceso,
su parroquial.

Subimos, girando a la derecha, a la entrada de Benia y enseguida cogemos altura contemplando a nuestra izquierda la iglesia de Santa Eulalia, por el invierno, cuando los árboles nos dejan; mas arriba la carretera abre ante nosotros el paisaje y contemplamos Villar y Sirviella, con su torre destacada en el centro y al fondo la sierra prelitoral, a la izquierda atisbamos Grazanes y Beceña.
Enseguida coronamos y despues de pasar un pequeño llano, con la Bobia Riba a la derecha, Bobia Baju nos recibe; lo primero, al pie mismo de la carretera, la fuente-llavaderu. Tanto Garcia Arias como Julio Concepción estan de acuerdo que para la mayoría de los casos, explicando la etimología de Bobia-Bovia, convendría un derivado del latin Bovem (buey), aplicado al ganado bovino en general. El Topónimo supone la forma Bobia-s (tierras adecuadas para bueyes).
Bobia Baju ye un llugar relativamente pequeño, bueno pequeño en realidad, pero entre su apretujau caserío se encuentran algunos de los edificios que conforman el patrimonio del concejo de Onís, la casa La Cueñe, la Casa Pinta y la capilla de Los Remedios. La Gran Enciclopedia Asturiana refiriéndose a Bobia de Abajo...por sus términos pasa el río de Bobia, abundante en cangrejos, que se sume en el lugar de Linde Bobia y reaparece en la Cueva del Agua con el nombre de Ordenao.
La Cueñe es prototipo de otras muchas del concejo, corredor tallado entre dos cuerpos con inscripciones en dinteles de puerta y ventana, recordando que la casa la la hizo Juan Antonio Pellico, año 1778. La casa Pinta sigue un esquema similar, su nombre se debe a la decoración pictórica que recubre (en parte) su fachada. También aquí en un dintel nos recuerdan que la casa la hizo Juan Antonio Teresa en 1824.

En el centro del caserío encontramos la capilla de Los Remedios, cabildo cubierto a los pies, cierre con murete y reja barrotera. Llama la atención su acceso, de medio punto y el trabajo de las hojas de su puerta de madera: mascarones, rostros humanos, anagramas y motivos vegetales. Una sola nave con arco triunfal de medio punto y al exterior saeteras aveneradas. Su estilo es barroco.
En el pueblo encontramos también algunos hórreos y paneras con corredor y cierres de esquirpia, también vimos alguna talla, principalmente respiraderos.
Los pueblos de Demués, Bobia Riba y Bajo celebran el 5 de agosto la concurrida romería de la Virgen de la Nieves.
























Bobia Riba y Demués, los otros pueblos de la parroquia del Buen Suceso de Bobia

Si continuamos subiendo la visita se ampliará a la Bobia Riba, después pasaremos delante de la iglesia parroquial y llegamos a Demués, donde se puede visitar la capilla de San Francisco y los restos de un palacio, todo ello sin perder de vista el paisaje. Bajamos después hasta el ríu Tabardin, allí pequeñas cascadas y restos de antiguos molinos junto con viejos y retorcidos castaños, que nos recuerdan la importancia de este fruto antaño como alimento primario. Vemos enfrente el barriu de Remis y mas arriba el Gamonéu de Onís; a la izquierda la capilla de Santa Marina.
Podemos dar la vuelta, pero lo mejor sería visitar estos Gamonéos, de Onís y Cangues, para que la excursión fuera completa. Luego bajaremos hacia el Tabardín de nuevo, ya en dirección Mestas de Con y pasando antes por Llanu Con, mientras contemplamos la otra cara del paisaje que acabamos de recorrer.

El ríu Tabardín

Sobre el Quesu Gamonéu.
Enlaces de fotos: Panoramio.

SOTO DEL BARCO, Ponte.


De la comarca del bajo Nalón se sabe que toda esta zona era un área muy habitada ya en época prerromana. Prueba de ello son los múltiples vestigios arqueológicos que pueblan las riberas del río, como las villas romanas («villae») de Murias de Ponte (donde hay indicios de explotaciones agropecuarias), en Soto del Barco, y Santa Magdalena de la Llera (Pravia) o los castros de Doña Palla (Peñaullán) y el del castillo de San Martín, también en Soto del Barco. Durante siglos fue un importante lugar de paso hacia actividades mineras en la cuenca del Narcea.

La Corrada, cabeza parroquial de Ponte.

La parroquia de la Corrada está situada en la parte más oriental del cuarto de la Meruca, y en lo más alto de lo poblado en él. Comprende á la caída del Poniente el vallecito de Ponte y en la de Oriente el que forma el río de la Ferrería, que es el que llevamos nombrado de Faedo. La iglesia está puesta en lo más alto de un cerro, quasi en el medio de la parroquia. Linda la Corrada al Oriente con la parroquia de Pillarno del Concejo de Castrillón; al mediodía, con Ventosa del de Candamo; y con Riveras en la mayor parte, y lo propio al Poniente; por el Norte, con el Soto del Barco, que no le deja llegar al río Grande por un radio de terreno, que le ocupa, apenas 500 varas de ancho, desde la Marrona hasta las Llindes. El nombre de la Corrada, me afirmaban había un manuscrito en la casa de Ponte, que decía se le había puesto su fundador el Capitán Conrado; nunca vi tal papel ni sé en que se fundaría esta noticia.

Vista parcial de Ponte, abajo drcha, el Palacio Ferrera.

En la caída del Norte de Montalbar, antes de bajar del todo al valle de Ponte, hay un retén de terreno á manera de vallotín de cosa de 20 de aradura, que se halla cerrado sobre sí; y corre sus aguas al mediodía, dando vista á la capital de Pravia. Este sitio se llama la Muria de Ponte, esto es, lugar donde se hallan murallas, muradales ó muros, ó vestigios de antiguos edificios.

Las Murias.

Yo quisiera estar más instruído para poder discernir á que nación de las que poblaron en Asturias correspondía este género de fábrica. Seguramente podíamos afirmar, que esta especie de ladrillos sólo se hallan en Pravia, en la Llera, en Gijón, en Banzes, en Valdornón, en Lugo de Llanera, y donde estuvo el castillo de Gozón; pero no pude jamás hallar semejantes en Oviedo, Avilés y la capital de Pravia, ni en otros pueblos de Asturias, que conocidamente son de fundación posterior á la pérdida de España, y restauración de Pelayo. Aún digo más, que no los vi por semejante estilo en toda la parte del mundo, que he corrido, aunque los busqué con cuidado.
Es así, pues, que en la parte superior de la huerta ó eria de las Murias de Ponte, que es su nombre propio, y cuyo dominio pertenece á varios particulares por adquisiciones modernas, arrimado al labio de la derecha de aquella especie de valle, se reconocen aún en el día, no sólo cimientos en larga distancia, sino paredones de la mayor solidez y consistencia, y que pueden apostar duración con los tiempos. En la parte oriental está entero el algibe o pozo para recoger el agua de lluvia, pues otra no podía entrar en el, aunque hay un arrollo bien cerca. Tiene su brocal levantado más de vara del suelo; está dado con betún encarnado por adentro, y no se puede saber su profundidad por estar cegado. Este y los paredones son de piedra y mezcla de cal fortísima. Son muy anchos, y parece que la obra corrió por más de cien varas al Norte, hasta dar vista á las primeras casas de Ponte. Aquí reconocimos el año de 1794, D. Nicolás Bernardo Galán Menéndez, vecino de la Corrada y regidor de este concejo, y yo, un suelo ó pavimento, que se dice mosaico de muchas varas de largo. Tengo un pedacito de él, que se reduce a una torta de cal y ripio menudo de ladrillo, de una cuarta de grueso, y muy igual por arriba, semejante al enlosado de la Cámara Santa de Oviedo. De ladrillos de labio levantado [...] y de todo género de ripio y mezclones de cal, están llenos todos aquellos contornos. Con que precisamente este fue alcázar o palacio igual de los que poblaron en Lugo y en Gijón, y quizá de los primero de Asturias.

Esto escribía Juan Antonio de Banzes y Valdés en 1806, Notícias Históricas del Concejo de Pravia, que en aquella época englobaba los actuales concejos de Muros de Nalón, Cudillero y el que nos ocupa; Soto del Barco, situado en la llamada Pravia de Aquende, de la que se independiza a partir de 1836.

Ponte es una aldea de la parroquia de La Corrada en el concejo de Soto del Barco, a unos 100 mts de altitud en la margen drcha del Nalón. Encontramos aquí varias muestras de nobleza entre sus edificios destacando la casa-palacio rural de los marqueses de Ferrera, con cuerpo lateral en forma de torre, puerta de arco de medio punto y escudo familiar del XVI. Destaca también la escalera que sube al piso superior protegida por alero apoyado en columna. Arriba también corredor de madera. A un lado, la capilla con enterramientos de la familia y bóveda pintada por Gonzalo Espolita (La Anunciación), pintor avilesino. Todo el conjunto ha sido remodelado. Hay otras casas en Ponte que lucen piedra armera, la llamada de Matías y otra grande dividida ahora en dos viviendas.
Sobre el devenir heráldico de esta casa de Ponte, Tirso de Avilés en el siglo XVI escribe...los de este apellido, que todo es de una misma dependencia (por Doña Palla), son de los mas antiguos hidalgos de Asturias y huvo algunos principales de este apellido, especial los de Ponte, como parece por un libro antiguo de la Yglesia de Oviedo, en tiempo del Rey Dn. Juan el Primero y el Obispo Dn. Gutierre. Es su solar en el concejo de Pravia (ya dijimos que incluia a Soto), los cuales tienen por sobrenombre los Martinez de Dña Palla y los Martinez de Ponte.
Sarandeses en la reedición de su libro 1994... tuvo esta familia su primitivo solar en La Corrada (Soto del Barco), extendiéndose por todo el concejo. Pasaron posteriormente sus vínculos a los Llano-Ponte, por matrimonio de Dña Inés de Ponte y Busto con Don Victoriano de Llano (de la casa Queipo de Llano). Vemos sus armas en casas clásicas de los Ponte; Palacio de los Marqueses de Ferrera, Casa de Matías y la de Filiberta González Ponte, las tres en Ponte (Soto del Barco).

En la parte del pueblo que linda con La Corrada se localiza la finca de Las Murias, villae romana que ya fue reconocida por Banzes en el siglo XVIII y después identificada y confirmada por las prospecciones llevadas a cabo por el erudito J.M. González y Carmen F. Ochoa. Esta zona arqueológica estuvo amenazada por la construcción de la Autovia del Cantábrico aunque finalmente el proyecto se adapto para la conservación de este importante lugar que esperemos algún dia saque a la luz su, todavía, penumbra histórica.

En el B.O.E., año 2000, a propósito del tema de posibles trazados de la mencionada Autovía podemos leeer:
Varias alegaciones particulares exponen que el tramo Tamón-Vegarrozadas-Muros de Nalón atraviesa los valles de La Güera y La Reguera y la vaguada de Murias de Ponte. Presenta como elementos característicos del conjunto paisajístico del área la existencia de tejos centenarios y un bosque de acebos. Además, la zona alberga importantes colonias de especies animales incluidas en el Catálogo de Especies Amenazadas de la FaunaVertebrada del Principado de Asturias, según el Decreto 32/1990, de 8 de marzo, de acuerdo con lo dispuesto en el Convenio de Berna y en la Ley 4/1989, de 27 de marzo, de Conservación de los Espacios Naturales y de la Flora y Fauna Silvestre, así como al yacimiento romano de Murias de Ponte. Presenta como especies animales con grado de protección y afectadas por el proyecto, las siguientes: Rana verde ibérica, murciélago ratonero mediano, murciélago de geoffroy, azor, halcón peregrino, avión zapador. Solicitan que se diseñe el trazado sin afectar a los valles y vaguadas de Ponte.

A la entrada desde Soto del Barco esta la capilla de la Virgen de los Desamparados, planta rectangular con puerta adintelada, óculo y espadaña con fecha de 1908. Frente a ella una casa y una gran panera con mandil...de uralita!, precioso.
Según nos contó un vecino se celebraba aquí en Mayo la fiesta de las Flores, pero ya hace tiempo que... ni fiesta ni ná; confesaba con cierto desencanto. Otro en una casuca cerca de Las Murias nos señalaba la pared diciendo: mira, mira...ves esi ladrillu, pues ye romanu...y así lo ponemos (con duda).

Yo pasé muches veces por aquí (y seguiré pasando), si venía de Pravia, antes que ir a Soto subía pere-qui y ya salía casi al Praviano (y viceversa); igual que viniendo o yendo de Grao pa Belmonte tenía que pasar, con devoción, por Doriga. Mucho cambio esto, ahora la aldea de Ponte tien los caminos arreglaos (antes no te cruzabas con otru) y se encuentra rodeada por autovies y carreteres. Parte del pueblo ta en expansión urbanística y la otra (rural) en declive, los dos llavaderos del pueblu languidecen esperando?, uno rebosa agua, ah.uegase, el otru nin gota, eso si con una rueda de camión por... desgracia. Todavía si nos distraemos del tráfico (que vemos y escuchamos) y de las nuevas edificaciones un tanto discordantes del entorno podemos disfrutar de este lugar de larga historia.














Llavaderu y uno de los texos de Ponte.

SIERO, Santa Eulalia de Vigil.


Santa Eulalia de Vixil, barriu L'Iglesia

En el 921, entre las donaciones que hace el rey Ordoño II a la iglesia del Salvador de Oviedo, se encuentra la de Santa Eulalia de Ranone (que algunos autores identifican con Santa Eulalia de Vigil).
Doña Urraca, la asturiana, en el 1157, cede al Monasterio de San Pelayo de Oviedo, la mitad de la Villa de Vigil, con todas sus pertenencias.
En 1293, la abadesa de San Pelayo, Aldonza González, arrenda a cuatro vecinos (mientras vivan) la mitad de la Villa de Vigil, en treinta maravedís anuales.
En el inventario parroquial de 1385, Santa Eulalia de Vigil aparece citada como Santa Eulalia de Negales (lugar próximo).
Hevia, Argüelles, Huergo, Quiñones, Vigil, ...entre otros son apellidos ilustres en la historia del concejo de Siero y como escribió Tirso de Avilés ...Hai en la Pola de Siero solares mui conocidos asi de Ynfanzones como de Hidalgos mui antiguos de armas pintar... algunos de estos apellidos dieron nombre a pueblos o se encuentran ligados históricamente con la coletilla de Argüelles, Marcenado o este que nos ocupa Santa Eulalia de Vigil.
Continúa Tirso de Avilés diciendo ...Los de Vegil cuio solar es en el concejo de Siero de este Principado, tiénese por cierto uno de los mas antiguos linages de Asturias, los cuales antiguamente llamaronse los Ynfanzones de Vigil. Sus armas son: un escudo cuarteronado, y en los dos cuarterones dos castillos en campo colorado, y en los otros dos, diez o quince de Veros en tres órdenes, la mitad verdes y la mitad amarillos. Las armas son ansí como estan aquí y el blasón es el siguiente:

Vi dos castillos pintados,
Sobre sangre varonil,
Con los veros cuarteados,
Que son verdes y dorados,
Del gran valedor Vigil.

Vixil es un lugar y parroquia del concejo de Siero, a unos dos kms de la Villa Polesa, que comprende los barrios de: La Quintana, La Ilesia, La Casona, El Cantu, El Castañeu, la Escuela, El Requexu, la Rebollá, la Torre, la Peñuca o el Molin Nuevu. Se conserva un edificio de antiguas escuelas y La Rectoral, ahora en manos particulares.
La actual iglesia parroquial, Santa Eulalia, data de 1880 y aunque moderna es un edificio destacado dentro del patrimonio del lugar. Tiene nave única con bóveda de cañón y arco toral de medio punto. Hay que citar de su patronazgo que es uno de los más extendidos de Asturias bajo el nombre, según nos desplazamos, como Santalla, Santa Olaya, Santolalla, Santa Eulalia...siempre refiriéndonos a la Santa Extremeña de Mérida. Entre el caserío se conservan las ruinas de una capilla (dedicada a San Fernando).
En el Madoz ...feligresía del ayunt. de Siero en las inmediaciones del rio Nora, clima templado y sano. Tiene 60 casas en el lugar de su nombre y en el de Revollada. Hay una ermita de propiedad particular, terreno llano y fértil... En el Catastro del Marqués de la Ensenada.1752, leemos ...un molino de Santa Eulalia de Vigil es del Marqués de Santa Cruz, que recibe de rentas ocho fanegas de pan cada año; otro es de un vecino de Gijón que lo tiene arrendado con otros bienes. En octubre de 1790 Jovellanos recorrió esta zona durante algunas jornadas para inspeccionar los trabajos de minería en la comarca; recordando aquella expedición el Ayuntamiento de Siero propone una ruta alegórica, La Ruta Minera de Jovellanos. Santa Eulalia celebra en diciembre la concurrida Fiesta de les Castañes.


La Torre de los Vigil es el monumento mas representativo del lugar, situada en un pequeño alto, ha sido restaurada en tiempos recientes con gran acierto y respeto siendo un ejemplo para otras actuaciones que lo único que consiguen es desvirtuar lamentablemente el espíritu del original (si fuera solo el espíritu).
El edificio consta de una torre de tradición renacentista a la que se añadió un cuerpo de dos pisos, con doble arcada en el bajo y corredor de madera en el superior. Es uno de los primeros solares de la familia Vigil, de la que existen varios escudos en la fachada.
Sobre este tema heráldico F. Sarandeses escribe: VIGIL, de Siero, de gules con un castillo de piedra. (No hemos localizado piedras de armas con la certeza de que sean de los VIGIL, salvo aquellas que aparecen como VIGIL de QUIÑONES) Heráldica de los apellidos Asturianos, 1994. El origen primitivo de los Vigil hay que buscarlo en la parroquia de Vega de Poja, donde hacia el siglo XII tenia solar Rodrigo Fernández Vigil; sucesivos herederos emparentaron con la famila Quiñones y otras hasta llegar al primer Vigil de Santa Eulalia; Juan Vigil, su sucesor Bernabé de Vigil "el Viejo" fundó mayorazgo en 1599 y posteriores descendientes emparentaron a su vez con los Vigil de Aramil.

Portada de la Iglesia de S. Esteban de los Caballeros, al fondo, el Palacio Vigil de Aramil.