ABÁNDAMES, yo fuí capital



El actual territorio que ocupan los concejos de Peñamellera Alta y Baja paso a lo largo del tiempo por diferentes vicisitudes, como su integración en la denominada Asturias de Santillana, unión territorial bajo el reinado de Fernando III (siglo XIII); aunque nunca abandonando su relación con la diócesis de Oviedo.
Al siglo siguiente este territorio (todavía una sola unidad), logra cierta (en lo civil) independencia, con la concesión del llamado "Fuero de Peñamellera".
En posteriores centurias se produce un proceso de "señorialización" del valle; familias como Escandón, Trespalacio, Mier... ostentan y se turnan en cargos concejiles. Este monopolio será objeto de litigios con los vecinos posteriormente.
Hacia el XV-XVI ya se atisba una división entre los llamados entonces Cuetu Baju y Altu de Peñamellera. Este Real Valle de Peñamellera, también formó parte de la llamada Comunidad de los Cinco Valles de las Montañas de Burgos.
Un Real Decreto de 1833 adscribe de forma definitiva a Peñamellera en el Principado. Desde que (junto con Ribadedeva) este (os) concejo fue desgajado de territorio Astur, hasta esta definitiva integración, trascurren exactamente seis siglos.
Una de las primeras consecuencias de esta acción lleva a enfrentamientos por la capitalidad (Alles vs Abándames) y a la definitiva ruptura; se forman las actuales Peñamellera Alta y Baja, la primera con regencia en Alles y la segunda en Abándames. Sin embargo, por su mejor situación y desarrollo, Panes pasa a ser desde finales del XIX, la capital definitiva de Peñamellera Baja.


Después de todos estos vaivenes, la que durante siglos fue cabeza visible del primitivo concejo, Abándames, quedó relegada a una parroquia mas integrante del Valle Baju.
Situada sobre una pequeña loma, entre los riegues de Arbás y Monejo, Abándames vigila esta zona cercana a la unión del Cares y el Deva. Todavía cuando Madoz edita su diccionario es capital del concejo, allí podemos leer algo sobre la importancia que las vías fluviales tenían  en aquellos tiempos (y en variados aspectos) en muchos lugares de Asturias: ...corren por el térm. los mencionados r. Cares y Deva ; el primero trae su origen de los Valdiones, prov. de León, y viene á unirse al Deva que recogiendo varios arroyuelos desde el terr. de Liébana, pasa por esta felig. y se dirije á desaguar en el mar Cantábrico por la barra de Junquera ó Tina Mayor; este caudaloso r. es navegable, desde 1 leg. de su confluencia hasta igual dist., en cada uno de sus indicados ramales, y abundante de pesca, de truchas y buenas anguilas; pero con especialidad salmón, habiéndose dado caso (en 1842) que de un solo tiro se sacaron del Pozo de Monejo 110 salmones...
Sus edificios, ocupan en rectilínea formación la calle principal; curiosamente el principio es el fin (el cementerio, si accedemos por su primitivo vial). Luego, el caserío muestra de su antiguo esplendor y se nos presenta entre escudos, cortafuegos, dinteles, columnas... donde la cantería de influencia cántabra se hace notoria.
La casona de los Cosio, alteradísima y ejemplo de (como) desvirtuar un antiguo edificio, es la primera que nos encontramos en nuestro recorrido; conserva el escudo, eso si; luego, El Palenque (también, pero menos, alterada), con acceso por arcos de medio punto sobre los que campea un balcón volado y escudo (Mier).
Después la iglesia, variadas reconstrucciones: 1766, 1860, 1946... sobre las cuales constan diversas placas en su lateral pórtico. En el interior, una sola nave con arco de triunfo que la separa de la cabecera, con bóveda de crucería; cuatro impostas labradas (rostros de tosca talla) marcan el arranque de las nervaduras.
Unos metros más allá La Cajiga, siglo XVII, de ordenada y sencilla fachada donde se abre la entrada, arco de medio punto y en el piso superior, tres simétricas ventanas y escudo (siempre Mier); ahora mismo edificio destinado a usos hosteleros.
Luego, un tanto separada del núcleo, El Socuetu, antigua casona del XVI; corredor entre cortafuegos con tres columnas de piedra sustetándolo. En el porche, puertas de grandes dinteles; parece ser que lucía escudos, ya desaparecidos.
Naturalmente, esto es solo la referencia a la parte noble y conocida de Abándames, entre estos edificios se reparten otros, que también llaman nuestra atención... les fuentes lavaderu, algún texu, dinteles con variadas tallas e inscripciones y sobre todo, el conjunto de un lugar que todavía conserva (mucha) de la importancia que en su día tuvo como capital de (toda) Peñamellera.


De arriba abajo; plano de 1553, donde se detalla la Asturias de Santillana; Alles y vista de Siejo y Panes desde Alevia; Abándames vista desde el camín de Suarías; escudo de la casa de Cosío; iglesia parroquial y el Socuetu (del Bellezas de Asturias, A. del Llano) y las casas de El Palenque y la Cajiga.

No hay comentarios: