La Bustariega, la bella.


PARROQUIA DE S. CRISTÓBAL DE CLAVILLAS; LA BUSTARIEGA


Iglesia de San Cristóbal de Clavillas; debajo, detalles del caserío de Valcárcel

Como en el caso de nuestra visita (tardía) a la braña de La Viña, también esta parroquia del Concejo Somiedo se nos resistía; cuantas veces subimos y bajamos el Puertu San Lorenzo, caleyamos por el Camín de La Mesa y contemplábamos el lletreu que nos insinuaba... ven y verás. Y claro que hay que ver.












Nuestro destino en realidad, no era la parroquia en si, aunque sin dejar de lado todo lo demás, llevabamos años con el visor puestu en uno de sus pueblos, que ya sabíamos de sus atractivos: La Bustariega. Esta es parte de la parroquia de San Cristóbal de Clavillas que comprende los lugares de Clavillas, Valcárcel, Santiago de Hermo y La Bustariega. Aquí se asentaba uno de los  antiguos cotos de Somiedo; el de Clavillas y Valcárcel (o solo Valcárcel) que estaba bajo el señorío de la casa de Omaña. El señor tenía facultad para nombrar juez, teniente y alcalde del coto. En el lugar de Valcárcel tenía casa con portal y dos caballerizas o establos, salón y cocina alta, torre con un cuarto que servía de cárcel y, debajo, una capilla (de todo esto solo quedan las referencias históricas). Gonzalo Anes, Los señoríos asturianos.














Como decíamos, y formando parte de la parroquia de Clavillas, situado a mas de mil metros de altitud, se sitúa La Bustariega, uno de los mejores  destinos que podamos encontrar en el concejo (y el listón en Somiedo raya a gran altura). Mientras subimos, contemplamos el paisaje; tenemos la ayuda de septiembre, un mes al que hay que agradecer su  generosidad siempre (nunca nos falla; dias todavía largos y despejados, temperatura agradable, el preludio al elegante otoño y, el para mi, generoso invierno; la estación en que los árboles dejan ver el bosque... y mucho mas). Entre su caserío, bien conservado en general, vemos algún molino, fuentes, hórreos y paneres con detalles de talla y pintura, la capilla de Santa Bárbara... todo ello formando un conjunto de gran belleza y calidad... imprescindible; a disfrutarlo y piérdanse (en el buen sentido).